ALKYMIENS MYSTERIER

En el año 1990 apareció un libro muy curioso y penetrante escrito por una mujer Danesa, con seudónimo Merelle. Hacía tiempo que no leiamos una obra tan interesante y que toca la alquimia desde un punto de vista diferente a Fulcanelli y el resto de alquimistas modernos.

La danesa hacía mención que había logrado la piedra (la foto que ven es la piedra, según ella, son cristales que tienen la cualidad como sustancia de cambiar a los metales en oro). En su libro nos habla de experimentos a hacer con el rocío, y con ácidos para dar como resultado una piedra transmutatoria.

Tras analizar el Mutus Liber y antiguos tratados, la danesa Merelle llega a la conclusión que todos los alquimistas en la antiguedad estuvieron buscando un elemento para disolver el oro, y que esto es y era el quid de la cuestión. Por eso, revela que sea a través de la sal común, los cuernos de toros o cabra o a través de sulfuros de hierro, los antiguos buscaban la forma de hacerse con una especie de ácido.

Un ácido capaz de disolver el oro. Hoy sabemos que ese ácido es el llamado "Agua Regia" (conformado por otros dos ácidos, que los antiguos supieron simbolizar sabiamente). La danesa Merelle en base a sus experiencias explica que habrá que disolver el oro con este ácido, usándolo a guisa de Alkaest para formar un cloruro de oro que , a través de Carbonato de Potasio (Mira ese Roble!) llevará a la materialización de la piedra de los filosofos.

En su libro - que aquel hermano que no lo tenga, por favor, solicitarnoslo que con gusto lo enviamos por correo electronico en PDF -da una fórmula eficaz para lograr la piedra y pone muchas fotos ilustrativas del proceso hasta de plomo y estaño transmutado (foto de aquí).

En suma, la danesa Merelle zanja de forma prágmatica largos y laborioso procesos que solían emprender los antiguos, yéndose a la parte práctica del asunto. Nosotros pensamos que si sea en la vía Breve, la vía de la Sal o del Mutus Liber (y tantas otras) habrá de emplearse el oro para orientar la piedra, ¿por qué pensar que la danesa erra en usarlo de buenas a primeras?.

Si bien en numerosos tratados se menciona que no debe usarse el oro para la Obra. En otros, luego de decir esto, lo citan como necesario para que la transmutación tenga efecto. La pregunta que quedará es si la Piedra que logró la danesa Merelle es la piedra en si misma o un particular.

El que desee hacer la experiencia verá que es muy sencilla, en apariencia, y sólo es preciso Oro y un poco de Carbonato de Potasio (sal de Roble). Por lo demás, es una obra excelente y recomendamos su lectura atenta.

3 comments:

Anonymous said...

Si muy curioso el comentario pero ¿Lo has probado tu?
como te escribo 2 años despues de tu post no se si existes o si mantienes estas correspondencias
Saludos

Guillermo Salas said...

Yo quiero el libro por favor.

Dem Pol said...

Yo tambien quisiera este libro, por favor.